COMUNICADO DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL ECUATORIANA

Desde el cambio de administración pastoral en el Vicariato Apostólico de San Miguel de Sucumbíos a fines del año pasado, ha causado preocupación en las instancias eclesiásticas responsables la serie de actitudes y tomas de posición que han dificultado una transición conveniente.

Conforme a las disposiciones emanadas por el Superior General de la Orden de Carmelitas Descalzos, el equipo de frailes carmelitas que servía en San Miguel de Sucumbíos ha salido de la zona y ha entregado formalmente a Monseñor Ángel Polivio Sánchez Loaiza, Delegado Pontificio, los espacios y tareas que corrían a su cargo.

Los misioneros Heraldos del Evangelio, luego de una serena revisión de todas las circunstancias, han considerado oportuno, como un gesto de delicadeza y disponibilidad con el Santo Padre, poner en sus manos la comisión recibida.
Según las peticiones cursadas hace algunos meses, las Arquidiócesis de Quito y Guayaquil, con las Diócesis de Ibarra, Ambato, Loja y San Jacinto de Yaguachi, se disponen a enviar algunos sacerdotes diocesanos que colaboren en la labor pastoral al servicio del Vicariato.

Todas estas medidas, según ha declarado Monseñor Sánchez Loaiza, tienden a ‘robustecer el espíritu de comunión, para que la unidad de las comunidades cristianas sea testimonio de fidelidad a Jesucristo y a su Iglesia’.

Quito, 24 mayo 2011

Esta entrada fue publicada en Administrador Apostólico y etiquetada en , , , . Agregue este enlace permanente a sus marcadores.

3 respuestas para COMUNICADO DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL ECUATORIANA

  1. Juliana Mendieta dice:

    Qué bello gesto de los Heraldos… que tristeza, qué tristeza que nos dejen… éramos privilegiados. De esos padres ya no hay. Ojalá regresen…

  2. Tony de New York dice:

    Dios bendiga al pueblo de San Miguel de Sucumbíos.

  3. Juan Carlos dice:

    Ánimo Heraldos del Evangelio, Sucumbios está con ustedes! Sigo muy de cerca lo que se comenta en internet. Sabemos que las obras de Dios siempre permanecen, mientras que las obras de los hombres perecen…

Leave a Reply